Buscar

FiraTàrrega: teatro en las calles

Actualizado: 22 ene 2019

Me gustaría vivir en una ciudad en la que a todas horas las calles se llenasen de magia, teatro, circo, danza, paradas de artesanía, ropa bonita... Y papá me ha llevado a la Feria de Teatro en la Calle de Tàrrega!

Escuchad a Sofia y a su papá Pep hablando de esta experiencia en el programa de radio infantil ICATKIDS en Icat FM-Catalunya Ràdio. Sábados y domingos de 10 a 11h, sección EN MARXA PAPES

Fuimos el sábado por la mañana. Estábamos muy contentos y en el coche cantábamos "Caminem lluny" de Doctor Prats, que mola mucho para ir de viaje. Papá me explicó que Tàrrega es una ciudad de la provincia de Lleida donde, cada año, en el primer fin de semana de Septiembre, se organiza una feria con más de 50 espectáculos en la calle.

No me imaginaba que iba a ser tan especial. Cuando llegamos, ya estaba lleno de gente. En cada plazoleta había un escenario! En todas las esquinas había alguna actuación de payasos, títeres o paradas para comer, artesanía... No podía dejar de mirar!

Lo primero que me llamó la atención fue una carpa en medio de un parque donde hacían cola muchos niños. Dentro, un domador vigilaba una manada de animales de hierro igual de grandes o más que yo: un dragón, un cerdo, un pez, un oso, un cisne... El hombre, que hablaba en francés (era de la compañía Théâtre de la Toupine), nos dio a entender que eran los animales de un antiguo carrusel del que habían escapado porque ya estaban hartos de dar vueltas. Y los niños podíamos montar en ellos.

Yo subí en el cisne. Sin embargo, no tenía motor, ningún animal lo tenía! La única manera de moverse era con un adulto empujando. Así que el domador dio una casaca de domar a mi papá y venga a dar vueltas por el parque! Unos papás corrían más y otros menos. Unos daban vueltas y otros no tantas. MI papá no bajaba muy bien las rampas, y casi caigo por culpa de un escalón!

Hay tantos espectáculos chulos que te recomiendo que pases 2 días y acampes por 8 € junto a otras familias con niños; y mejor la noche del viernes, la del sábado está muy llena!

A la hora de comer, como que no había espectáculos durante casi tres horas, aprovechamos para ir a la zona de acampada y montar la tienda. Tenía muchas ganas de estirarme sobre mi saco de dormir!

Había muchas familias con niñas como yo. En el bar hice amiguitas.

De pronto, cayó un aguacero. Y el problema es que la parte del camping más cómoda ya estaba ocupada (FiraTàrrega había empezado dos días antes!). Teníamos que montar la tienda en la zona que se llenó de charcos! Los más listos habían venido en auto-caravana!

Descansamos un rato. Papá me puso en el móvil las canciones de un grupo suizo-francés que se llama Carrusel. Cuando ya estábamos a punto, fuimos al centro, a la plaza del Carme. Allí encontramos tres hipopótamos bailando techno. Papá me subió a hombros para poder verlo, estaba lleno de gente. Como él no veía, le grabé un video.

Eran tres personas disfrazades con un tipo de ropa inflable que hacía formas muy divertidas según como se movían. Al final del baile me dejaron tocar la ropa, era como de globo. Me dijeron que no olvidara su nombre por si alguna venían a actuar a mi pueblo: Zum Zum Teatre.

Cuando terminé de hablar con ellos, me di cuenta de que había un hada. Tenía el tamaño de un adulto y se dedicaba a maquillar a la gente. Yo le pedí que me maquillara, porque también quería ir disfrazada como todos.

Íbamos paseando de plaza en plaza y en el trayecto encontramos de todo: un cabaret de marionetas, un payaso que imitaba a la gente como caminaba, una pareja de chicas que cantaba y tocaba la guitarra... Papá quería que nos quedásemos a mirar un espectáculo que hacía un grupo de equilibristas ingleses que se llamaban NoFit State Circus. Saltaban y hacían piruetas sobre unos bloques que parecían piezas de un juego de construcción gigante de madera, pero eran de goma. Los apilaban, se lanzaban encima, caían... Era muy espectacular, pero yo no estaba nada cómoda, lleno de gente y casi que no veía. Era un rollo. Y papá decidió que fuésemos a guardir sitio para ver bien el espectáculo siguiente.

Se hace pesado esperar tanto para poder ver algunos espectáculos. Hay tanta gente que tienes que ir media hora antes y no moverte! Es imposible que una niña aguante quieta! El próximo año vendré con 2 adultos: uno irá conmigo, el otro hará colas y guardará sitio

Pasamos media hora sentados esperando... como si me pudiera estar tanto tiempo queita! Al final casi se me pasan las ganas! Suerte que era muy chulo. Eran catalanes y se llamaban Mumusic Circus. Había una patinadora que no paraba de dar vueltas y vueltas y vueltas a un círculo... qué mareo! Le pedía papá el móvil para hacer un video.

Había una barra de equilibrio que daba vueltas. Un hombre subió del revés y se aguantó cabeza abajo. Tenía mucho equilibrio! Daba risa porque iba en calzoncillos y en el culo se podía leer la palabra "Fin". Què quería decir, que todo se acababa en el culo? Y se puso los pantalones al revés, sin manos, sólo con los pies.

Me gustó tanto el espectáculo que al acabar yo también quería hacer de equilibrista.

A lo mejor un día actuaré de verdad en Tàrrega. Papá me dijo que muchos de los actores, magos y payasos que actuaban en las esquinas venían de fuera sin que estuvieran en el programa. Iban a buscar suerte, a ver si alguna persona importante en el mundo del teatro los contratava para una fiesta mayor, una feria o un festival.

Aunque, si digo la verdad, al final de día ya estaba cansada de tanto espectáculo. Tenía habre, y cené una crepe de nutella en una de las caravanas de comer que había en el mercado de La Fassina. Era un lugar muy chulo, lleno de paradas con ropa y manualidades que me encantaban. Incluso vendían polvo de hada en botes de cristal, con poderes de verdad y que brillaban eln la oscuridad, y un sombrero mágico que me compré. Era de papel!

Cuando se hizo de noche, volvimos a la zona de acampada. De noche, sin embargo, los ojos se me abrieron como naranjas cuando pasamos por delante de una feria. Una feria de las de siempre, con atracciones, como las que hay en las fiestas del pueblo! Papá, como me porté bien, me dejó subir en el tren de la bruja! Esa fue la mejor manera de acabar el día!

Cerré los ojos y aún me rondaban por la cabeza imágenes de circos, teatros y sobre todo de hadas. Hadas que me maquillaban y me regalaban polvos sagrados que brillaban en la oscuridad. Seguró que tiene que ver con que mi papá me puso para dormir la canción de Rozalén: "Las hadas existen".

Dormimos bien. Creo que me lo pasé tan divertido soñando que al día siguiente, después de desayunar, ya volvía a tener ganas de ver espectáculos. Y ya nos ves a papá y a mí otra vez dando vueltas por Tàrrega. Era domingo por la mañana y no había mucha gente, sobre todo niños con sus papás. El mío me llevó a un espectáculo muy especial que se llamaba "Un món de cartró". Antes de empezar la actuación, permitieron que los niños jugasen durante media hora con cientos de cajas de cartón que había sobre el escenario.

A mi me pasó algo muy especial: encontré a una amiga de la escuela, Lena, y nos pusimos a jugar juntas con las cajas, y a pintarlas. El espectáculo empezó a nuestro lado, me parece que se trataba de que los adultos y pequeños cantasen y bailasen juntos, hiciesen equilibrios y muchas cosas divertidas todos juntos con las cajas. Hubo un momento en que construyeron un laberinto.

Aunque digo "me parece" porque yo estaba encantada con Lena pintando las cajas. Ya sé que son muy chulos los espectáculos de Tàrrega, pero después de ver tantas actuaciones en tan pocos días a mi lo que más me apetecía era jugar con mi amiguita. Inventarnos nuestras propias historias. O hacer nuestras actuaciones.

Por las calles jugamos a que hacíamos teatro y equilibrios. Reímos con un payaso y jugamos en una plaza.

Comimos juntas y se marchó de la Feria. Papá quería continuar por la tarde, pero yo quería volver a casa. Si hubiese estado con otra niña, me hubiera quedado, porque me gustaba mucho. Sin embargo, eché de menos a mis amigos... y a mi mamá!

Estaba tan cansada que me dormí en el coche durante todo el viaje de vuelta. Con los cascos puestos! La última canción que escuché era una de David Bowie que nos gusta mucho a papá, a mamá y a mi. Y cuando llegué a casa, le dije a mamá que el año que viene volveremos con ella, que la FiraTàrrega era genial. Entonces le enseñé una foto con el dibujo que pinté pensando en ella, que le encantan los planetas. En una caja de cartón... todo el sistema solar!


8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo